Fundación de Cuenca

Noticias

Fundación de Cuenca

Fundación de Cuenca

Antecedentes y preparativos

Anotemos, en primer lugar, que la fundación castellana de Cuenca de los Andes constituye un hecho histórico singular y trascendente. Se establece en un sitio paradisíaco, estratégico y con abundantes recursos naturales. Para entonces había finalizado la época de las exploraciones y las conquistas. Así pues, su nacimiento se diferencia de las ciudades que, para 1557, subsistían en la jurisdicción de Quito: Popayán, Pasto, Quito, Guayaquil, Portoviejo, Loja, Zaruma y Zamora. Afirmemos también que el nacimiento o los inicios de la Cuenca española obedece a un nítido proceso histórico que comienza, concretamente, el mes de septiembre de 1556 en Lima y culmina con las tres fechas fundacionales en el terreno, en abril de 1557.

El 11 de septiembre de 1556 viene a ser la primera fecha importante para el historial de la urbe española de Cuenca, ciudad destinada en el futuro a desempeñar protagónico rol en lo político y en lo cultural. En este día el Virrey Andrés Hurtado de Mendoza firma, en su palacio de Lima, “La Provisión”: Mediante la cual ordena al recién nombrado “Gobernador de la provincia de Quito”, “fundar un pueblo de españoles”, “en la provincia de Tomebamba...” “que se intitule la Ciudad de Cuenca”, la cual debe ubicarse “a cincuenta leguas de Quito poco más o menos”. El histórico documento mandatorio de “La Provisión” está, además, refrendado por el secretario del Virrey, Pedro de Avendaño.

Cuatro días después (15 de septiembre), el Virrey y su secretario expiden “Las Instrucciones de Su Excelencia” que el Gobernador Ramírez Dávalos “ha de guardar en la fundación y población” de la ciudad que llevará el nombre de la urbe castellana limitada por los ríos Júcar y Huécar, donde nació el noble Marqués y ahora Virrey del Perú, Hurtado de Mendoza.

Abril de 1557

En “La Provisión” el Virrey–Fundador había confiado, “a la persona y cordura” del Gobernador Ramírez Dávalos la elección del sitio o emplazamiento para la nueva ciudad española. El acta de la fundación base documental de este artículo-afirma que “él (Ramírez Dávalos) ha venido a la dicha provincia de Tomebamba (se subentiende en los primeros días de abril), y la ha andado y rodeado (también a caballo) por su persona y visto por vista de ojos la comarca... y se ha informado y comunicado con muchas personas españoles que aquí residen..., de doce a quince años a esta parte”. (Los paréntesis son nuestros y no de la extensa acta fundacional, la cual incluye los dos documentos antes aludidos, firmados en Lima siete meses antes). Para la ubicación o emplazamiento de la nueva ciudad española el Gobernador-Fundador eligió el mismo amplio sitio o comarca de las aldeas cañaris de Guapondelig (“llano grande como el cielo”), y donde también se ubicó la imperial, sagrada y agraria Tomebamba inca, cuna del gran Huayna Cápac.

Conforme a “Las Instrucciones” el sitio elegido debió tener y en efecto tenía con creces: Abundante agua, “hace de tener mucho cuidado de que el agua... sea fija y de nacimiento, para que sea perpetua y de manera que jamás pueda faltar”; buenos pastos para el ganado europeo; “Monte para leña”, la cual “no sea de cortar..., si no fuere seco y caído” (esta instrucción indica preocupación ecológica y conservacionista); “Tierra para poder repartir, en que los vecinos... hagan sus sementeras, chacaras y huertas para su sustentación”. Otras instrucciones se refieren, por ejemplo, a la existencia de “caleras” y a condiciones del terreno (nuestro barranco) que permitan al establecimiento de molinos... En los días próximos al 12 de abril de 1557, el Gobernador- Fundador dirigió personalmente, los trabajos de “ la traza” del sitio preciso de ubicación de la Plaza Central (actual Parque Calderón), y de las manzanas adyacentes, trazadas en damero, y a su vez divididas en solares, destinadas a los primeros “vecinos”.